Dña Sandra Palacios Garrán, ganadora del XXV Premio Alhoja de Oro de Poesía (2017)

Reunido el jurado para el fallo del XXV Premio "ALHOJA DE ORO" de Poesía resultó elegido por unanimidad el trabajo presentado bajo el Lema Vidriera con el título "RAFAEL", que una vez abierta la Plica correspondiente resultó ser su autora DOÑA SANDRA PALACIOS GARRÁN, con residencia en Puerto del Carmen, LANZAROTE.

La entrega del Premio será el día 20 de Junio a las 12 horas en el Excmo. Ateneo de Sevilla.

 

Dña. Sandra, nació en Sanlúcar de Barrameda, donde pasó su infancia y adolescencia. En Sevilla cursó estudios de Secretariado Internacional y Turismo, pasando a vivir de forma intermitente en Reino Unido, Tenerife, Australia, Estados Unidos, Ibiza, Viena y varios países del Oriente Asiático. Actualmente reside en Lanzarote donde ejerce de profesora de yoga para varios hoteles. Además de este premio también tiene en su haber el premio de poesía "Virgen del Romeral" de Binefar.

 

RAFAEL


                                                                                                                                                                                                 (Lema: Vidriera)                            

                                                                        es la mujer total con los ojos serenos       
y el hombre silencioso olvidado en la playa

                                                                                                                                                                                                                           Idea Vilariño     

 

Siempre que tú me miras mi corazón se enciende
tal se enciende en las tardes el crepúsculo lento
o en las playas cercanas los faros y la espuma.

Yo soy la superficie del agua; tú, la piedra
lanzada por la mano del amor que aún me llama.
A veces tú no entiendes mi corazón de sombras,

las sílabas perdidas de mi aliento aturdido
que a tu cobijo arde como arde el pasado;
te diría que busco la vida entre tus labios

de nuevo con sigilo, la discreta fragancia
del perfume que aroma cada poro de tu cuerpo.
Igual que las estelas del mar en esta isla

resplandecen tus ojos alumbrando la tarde,
mi cansancio de otoño, mi sed de gaviotas.
Tanto júbilo amarte, tanta dicha en mi rostro,

que hoy te busco feliz de nuevo las pupilas,
doy de bruces, alegre, con tu cuerpo cansado,
y te ofrezco mi boca como pan aún caliente.

En la trama difusa de estas ansias de vida,
de este empeño que alumbra mi existencia y mis horas,
quisiera susurrarte al oído la antigua

ternura como un eco que venciera el silencio.
A tú carne me acerco con la sangre hecha acequia
con la fuerza fulgente de luz que nos alumbra

esta isla de lava, testigo venturoso
de nuestros corazones latiendo al universo
junto al largo suspiro de este mar infinito:

la voz de su arrebato bramando en la escollera.

 

                      (Playa Blanca, Lanzarote. Viaje Imserso, 2013)